el camino
community church

1381 E Palomar St, Chula Vista, CA 91913

info@elcamino.church

(619) 841-1841

2016 El Camino Community Church

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Yelp Icon
SOLO FE

La salvación solo puede ser recibida al poner nuestra fe en Aquel que murió por nosotros. Debemos descartar la posibilidad de que nuestras obras puedan ayudar a obtenerla.

SOLO BIBLIA

La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Solo en la Biblia conocemos a Dios y solo por las Palabras de Dios recibimos la fe que nos salva. Es por esto que ninguna enseñanza contraria a la Biblia puede regular la vida del creyente.

SOLO CRISTO

La salvación se encuentra solo en Cristo, quien no tiene colaborador en su obra redentora y quien es el único camino para llegar a Dios y vivir eternamente con Él.

SOLO GRACIA

La salvación es un regalo de Dios. Proviene exclusivamente de su Gracia soberana. El pecador, incapaz de ganarla o merecerla, la recibe solo por los méritos de Cristo en su vida, muerte y resurrección.

SOLO A DIOS LA GLORIA

El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios, y poner de manifiesto las excelencias de su Gloria al deleitarnos en Él, desde ahora y para siempre.

Dios, en su gran amor por su iglesia, la ha rescatado de un sinnúmero de corrientes y doctrinas contrarias a su Palabra que la han amenazado desde sus inicios. Durante la era medieval, la iglesia llegó a acumular una cantidad masiva de errores debido a que, gradualmente, la mayoría de los creyentes perdieron el acceso a las Sagradas Escrituras y, sin ellas, la iglesia se desconectó de su fuente de vida y de verdad.

 

La élite religiosa y política que retuvo el accesso a la Biblia durante esta época, la usó a su conveniencia para ejercer control sobre las masas. Los miembros del clero entretejieron su autoridad religiosa con la autoridad de los gobiernos del mundo y, a la manera de los monarcas de la época, se enseñorearon de sus feligreses, enseñándoles a pagar por su propia salvación y la de sus seres queridos (vivos o muertos) con sus obras y con su dinero. Fue el peor momento en la historia del cristianismo, cuando los papas de la iglesia católica y sus flotillas de sacerdotes, llegaron al punto de negar por completo el evangelio al vender la salvación por la cual nuestro Señor Jesucristo había pagado ya el precio necesario y suficiente.

Fue en aquellos días que Dios levantó su propio ejército de hombres fieles y celosos por su Palabra, los cuales entregaron sus vidas a la encomienda de reformar la iglesia de Cristo. Héroes como Wycliffe, Hus, Lutero, Calvino, Zwingli, Knox, y muchos otros valerosos instrumentos en manos de Dios impulsaron lo que hoy recordamos como la Reforma Protestante.

 

Dicha Reforma fue absolutamente necesaria para la supervivencia de la verdadera iglesia de Cristo en aquel entonces. Y todo lo que representó es absolutamente necesario para su supervivencia el día de hoy. La iglesia debe aferrarse a los principios que le salvaron la vida en su peor momento, para no volver a perder la dirección de Dios al grado que lo hicieron nuestros hermanos de la era medieval al caer en los engaños de aquellos falsos maestros. En estos tiempos, en los que las amenazas se vuelven a multiplicar en nuestra contra, debemos luchar para que nuestras iglesias no perezcan por falta de conocimiento.

una iglesia reformada